¿Es obligatorio contratar un seguro al formalizar un préstamo personal?

26.01.2011

Los seguros actualmente se han convertido en una pareja inseparable no solamente de los hipotecados, sino cada vez más habitualmente, para quienes solicitan un préstamo personal para cualquier finalidad, ya sea para afrontar un gasto imprevisto o comprar un vehículo. Los seguros posibilitan la adjudicación de créditos, y en la mayoría de los casos, mejoran los términos de los productos bancarios a los que están vinculados.

Pero, muchas veces se suscriben sin que verdaderamente se adapten a las necesidades del usuario. Ante la obligación de la entidad, los usuarios no tienen otra opción que aceptar, asumiendo su imposición.

Nada más alejado de la realidad. Solamente es obligatorio convenir un seguro, cuando se firma un préstamo hipotecario. Justamente, la Ley del Mercado Hipotecario, determina que los inmuebles hipotecados deberán estar asegurados, contra daños por el importe de tasación. Es obligatoria la contratación de un seguro contra incendios, ante la posibilidad de sufrir un incendio que devaste el bien hipotecado.

Ni siquiera, el usuario tiene por qué pactar el seguro con la entidad bancaria con la que firma el préstamo hipotecario. La entidad bancaria obligatoriamente tiene que ser el beneficiario, porque se asegurar el inmueble, en caso de desastre. Pero el usuario podrá elegir libremente la aseguradora, que más le interese.

El desconcierto en torno, a estas condiciones es total, ya que en el último cambio de la normativa hipotecaria, se incluyeron dos artículos, para mejorar la transparencia en el momento de comercializar estos productos.

Se determina que los contratos, deben mostrar de manera clara y con transparencia, las obligaciones contraídas por ambas partes. Asimismo, exige a que las entidades proporcionen a los clientes toda la información referente al producto que van a convenir con una anticipación conveniente.

La Asociación de Usuario de Banca y Seguros, advierte que 9 de cada 10 usuarios desconocen las estipulaciones de sus seguros.

La comercialización de seguros se ha extendido, actualmente hay 10 clases de pólizas distintas, adheridas a alguna clase de préstamo: decesos, multirriesgo, etc.

Porque para conseguir un crédito de consumo o préstamo personal, igualmente se hace casi obligatoria su contratación, a pesar de que la Ley de Crédito al Consumo, solo recomienda vincular un seguro con un préstamo.

Una de las dificultades que deben afrontar los usuarios en estas condiciones, es la contratación de una póliza con prima única. Con esta posibilidad, las entidades bancarias se garantizan que el usuario va a pagar la cuantía total del seguro, y que después del primer año no se escapará a otra aseguradora, como solía ocurrir para no estar vinculado hasta el vencimiento del préstamo hipotecario con una compañía.

Si bien, esta pericia es legal, no lo es, que cuando se cancele el préstamo hipotecario anticipadamente, el usuario no reciba la cuantía proporcionada, de ese seguro.

La Dirección General de Seguros y Fondos de Pensiones, expone que cuando el usuario quiera cancelar el seguro de vida, a la vez que cancela anticipadamente su préstamo, la aseguradora deberá reintegrarla la prima conveniente, según el período de protección no pasado, a no ser que en el contrato se determine lo contrario.

Asimismo, debe conocer que si suscribe un seguro por incapacidad temporal o desempleo, lo realizará en uno u otro supuesto, pero no con las dos coberturas al mismo tiempo. Para la DGSFP, el usuario solamente puede hacer uno de los dos, y no podrá escoger entre una u otra, en el instante de cobrarlas, en el supuesto en que se encuentre sin trabajo o incapacitado.

Por otro lado, si ha pedido un préstamo, por una cuantía superior al 80 por ciento del precio de tasación del inmueble, es viable que le hayan brindado convenir un seguro de crédito.

No se lie con este seguro. La póliza determinará que la entidad, será tanto el asegurado como el tomador, porque el riesgo lo asume la entidad al conferir el préstamo. El usuario no es en ningún caso el asegurado, porque solamente se favorece del seguro indirectamente, con el que se posibilita la adjudicación de la hipoteca. Por lo tanto, no podrá exigir ninguna compensación.

Incluso, puede acabar en la situación, de que en su escritura, la entidad financiera que le asigna el préstamo se asigne la opción de contratar ella misma, un seguro multirriesgo, en nombre del usuario. En este supuesto, la compañía está forzada a comunicar todos los términos de la póliza de seguro, para que sepan cuáles son sus obligaciones y derechos. Así se impiden esta clase de casos, que se reemplacen los unos a los otros.



Comentarios

¿Algo que comentar?

Debes conectarte para poder comentar.


prestamos personales | créditos personales | reunificación de préstamos | prestamos personales online