Cofidis cerró 2011 con un 4,7% más de clientes

21.03.2012

Cofidis, la empresa de financiación que se dedica especialmente a la concesión de préstamos rápidos y al apoyo de proyectos, concedió en el año 2011 créditos por un total de 351,24 millones de euros, lo cual representa un incremento del 7,7 por ciento con respecto al año 2010. Así lo ha difundido en una nota de prensa.

El importe antes mencionado corresponde a un total de 411.228 contratos de préstamos, esto es un 9,4 por ciento de incremento respecto a 2010, y abarcan por un lado los préstamos de consumo otorgados directamente por Cofidis, y por por otro los que se tramitan en los puntos de venta de diferentes comercios con los posee acuerdos.

Dichas operaciones implican también el incremento del riesgo vivo de Cofidis a un total de 974,3 millones de euros, un 2,3 por ciento más que el año anterior, así como un aumento del número total de prestatarios a 774.071, o un 4,7 por ciento de aumento con respecto a 2010.

Juan Sitges, director general de la citada entidad financiera, elogió los resultados obtenidos durante el año pasado, incluyendo los beneficios antes de impuestos de 44.000.000 de euros, más del doble que los 17.000.000 de euros obtenidos en 2010, y que además marcaron un récord durante las dos décadas en las cuales Cofidis ha estado prestando servicios en el país.

Sitges señala como meta de la compañía para este año el convertirse en uno de los 3 mayores proveedores de préstamos al consumo en España. Por otro lado, reveló los planes de Cofidis para iniciar otras alternativas de negocio que permitan financiar otros sectores de préstamos al consumo.

Banco de España impone una multa de 400.000 euros a Cofidis

14.07.2011

La entidad financiera Cofidis ha sido objeto de una sanción de 400 mil euros por parte del Banco de España. Igualmente fue conminada por el ente regulador a normalizar la gestión de una póliza vinculada a los créditos rápidos que ofrece desde mediados de los 90. Sus consejeros también fueron sancionados con un total de 315 mil euros.

La póliza en cuestión es de un seguro de protección de pagos que la entidad comercializa para garantizar la amortización de los créditos personales en caso de que los clientes fallen en el pago de las cuotas mensuales por razones adversas como desempleo, invalidez o muerte.

La normativa del BE establece que los clientes deben dar su consentimiento a la contratación de la póliza bien sea por escrito o mediante conversación telefónica, la cual debe ser grabada. Los prestamistas deben conservar la prueba de dicho consentimiento en un soporte que permita su comprobación en el tiempo.

La sanción se originó porque Cofidis no posee tales soportes y, en consecuencia, no puede probar que sus clientes hayan consentido la contratación del seguro, que además debe ser optativa.

La entidad, especializada en préstamos rápidos, afirma que inmediatamente después de haber sido notificada de las razones por las cuales el BE impuso la multa, es decir, desde mediados de 2009, se avocó a grabar las confirmaciones de los seguros por parte de sus clientes efectuadas por teléfono y a validarlas por escrito posteriormente.

Igualmente, asevera que ha conseguido la ratificación ya sea por teléfono o escrita de las pólizas firmadas antes de dicho año. Resalta la excelente respuesta de sus clientes, que en un 97,6 por ciento consintieron en ratificar la póliza mientras que el 2,37 por ciento restante dieron de baja el seguro. De éstos últimos, 196 presentaron una reclamación las cuales fueron tramitadas y decididas en favor de los clientes.

La financiera Cofidis es líder en el sector de préstamos rápidos no presenciales (por teléfono o Internet). Está participada, fundamentalmente, por el grupo financiero francés Credit Mutuel (socio del Banco Popular y 3 Suisses Internacional).

El 90% de las financieras han cerrado sus puertas desde 2007.

01.06.2011

Todo parecería indicar que los actuales son buenos momentos para las financieras que otorgan créditos rápidos y de fácil tramitación, sin embargo, la realidad es muy diferente. Dentro del sector calculan que un 90 por ciento de éstas ya ha cerrado sus puertas desde 2007, es decir que de unas 8 mil que funcionaban a todo pulmón antes de la crisis, están “vivas” alrededor de unas mil.

Por una parte, ya no existen muchas de estas financieras que, en muchas oportunidades, tramitaban las reunificaciones de deudas que permitían a los deudores hipotecarios reducir sus pagos mensuales a la mitad, y por la otra el negocio de los créditos rápidos está de capa caída. Son pocos los ciudadanos que piden créditos o lo hacen sólo en casos de necesidad extrema; de las solicitudes que reciben pocas obtienen el visto bueno debido a su estrategia de no asumir riesgos que puedan terminar generando más morosidad.

Buscando salidas

Según un estudio del Observatorio de la Financiación Familiar de la Agencia Negociadora el 71 por ciento de los deudores hipotecarios se muestra dispuesto a negociar fórmulas que le ayuden a aliviar la carga mensual de las facturas.

Esto lo confirma una investigación adelantada por la firma consultora Nielsen Consumer, la mismo arrojó que casi un 40 por ciento de los deudores revisa la opciones disponibles para mejorar las condiciones de créditos e hipotecas, de hecho las estadísticas del sector señalan que las solicitudes de reunificacion de préstamos ha aumentado en un 50 por ciento pero que debido a las restricciones actuales las operaciones formalizadas alcanzan apenas un 40 por ciento y quedan excluidas incluso familias que están a punto de perder sus casas.

Esto lo ilustran las estadísticas de los embargos hipotecarios que suman los 270 mil desde que empezó la crisis en 2007 y hasta el año 2010 cuando se ejecutaron 118 mil inmuebles. La Agencia Negociadora de Productos Financieros aseguró que el 31 por ciento de estos embargos pudo evitarse si se hubiesen pactado a tiempo las reunificaciones de sus deudas.

El directivo de Deloitte, Juan Manuel Martínez aclara que por ahora la inversión crediticia de los bancos no mostrará variaciones debido a la falta de liquidez del mercado y los elevados costes financieros que ha producido la crisis. Apunta que sólo el tiempo podría “mejorar marginalmente las condiciones de un préstamo”.

Todo tiempo pasado fue mejor

Los créditos rápidos tuvieron su época de oro. Su fácil y rápida tramitación que hacían que se pudiera disponer del dinero en uno o días, los llevaron a registrar un crecimiento acelerado. Hace diez años firmas como Eurocrédito o Cofidis crecieron aproximadamente un 30 por ciento anual.

El 2004 fue un año especialmente bueno para el conjunto de estas financieras, alcanzaron a otorgar préstamos rápidos por 11 mil 706 millones de euros, lo que representó un 40.7 por ciento más que lo negociado el año anterior. Tal fue el éxito de estas empresas que tanto bancos, cajas e hipermercados se sumaron a las mismas y empezaron a ofrecer créditos rápidos con un interés menor.

Posteriormente, el Banco de España acabó la fiesta: advirtió repetidamente sobre la morosidad de estos crédito, montada ya en un 5 por ciento, y apretaba diciendo que estos impagos podían aumentar.

En medio del recorrido que aún tenía el negocio, por ser España un mercado poco explotado en este sector, les pilló la crisis y el negocio se convirtió en uno de alto riesgo, porque los deudores tomaron la opción de pagar la hipoteca y dejar de pagar estos créditos.

La financiera Cofidis es un ejemplo emblemático de la situación actual que vive este sector, por lo menos las que han sobrevivido. En 2008 su negocio se encogió en un 40 por ciento y posteriormente, en 2009 lo hizo en un 25 por ciento y, aunque en 2010 su saldo positivo aumento en un 15 por ciento los mismos portavoces de Cofidis afirman que no es un indicador de que el mercado se este recuperando.

Desde la OCU ratifican este escenario e incluso su directiva Ileana Izverniceanu asegura que los préstamos al consumo “están prácticamente cerrados” y completa asegurando que “un contrato fijo ya no es garantía suficiente para el banco y también se tiene en cuenta el sector donde trabaje el solicitante del crédito”.

Cofidis aumentó la concesión de créditos rápidos en un 15% durante 2010

25.02.2011

Cofidis, entidad financiera dedicada a la concesión de créditos rápidos registró, en España, durante 2010 un aumento del 15 por
ciento en el importe de préstamos otorgados al alcanzar los 324,33 millones de euros.

El incremento que tuvo Cofidis, con respecto a 2009, se concretó en 372.487 operaciones, lo que se traduce en un 12,7 por ciento de aumento en el número de
transacciones. Paralelamente, el riesgo vivo de la empresa sufrió una ligera variación de 1 por ciento (952 millones).

El número de personas que acudió a Cofidis en demanda de préstamos rápidos también se vio incrementado hasta 737.610 durante 2010, lo cual representa un 5,4 por
ciento de aumento, con respecto al año anterior.

El director general de la empresa financiera, Juan Sitges, advirtió en una información a la prensa que durante 2009 todo el entorno de entidades financieras quizo
actuar con cautela al momento de otorgar préstamos y en 2010, aunque se intentó sistematizar el proceso, los recaudos de los solicitantes de préstamos fueron
analizados con más detenimiento y se establecieron parámetros más exigentes para aprobarlos.

¿Qué debo conocer antes de firmar un crédito rápido?

16.02.2011

Una vez superada la “cuesta de enero”, parece que que acender la de febrero también está siendo complicado, sobre todo en un entorno que presiona con repuntes en el precio de algunos servicos, impuestos y hasta de la gasolina. Con los ahorros disminuídos después de los compromisos de las fiestas y con las facturas llegando al buzón de correos, es fácil sentrise agobiado por la falta de efectivo en la cartera.

Buscando alternativas para equilibrar las cuentas, es frecuente pensar en acudir a los créditos rápidos para salvar la situación y seguir adelante. Ciertamente, puede ser una solución inmediata, pero transcurridos unos meses puede tener un efecto contrario, sobre todo si no conocemos bien las condiciones del crédito.

Tuvieron un auge importante hace 3 años, pero actualmente, como consecuencia de la crisis, han descendido las solicitudes, los importes de los créditos y las empresas dedicadas a la gestión de los mismos.

Según el presidente general de Cofidis, Juan Sitges, ya no es tan fácil acceder a ellos, y argumenta que la exigencia de parte de las entidades financieras han aumentado, “se estudian más las solicitudes y se aprueban menos”, afirma Sitges y agrega que se estudian más los documentos de los solicitantes.

Datos financieros

Es recomendable que los solicitantes de créditos rápidos conozcan varios aspectos de este tipo de financiación.

Los tipos de interés son los que producen más discrepancias entre banco y clientes. Al respecto, lo más importante es saber cual va a ser la Tasa Anual Efectiva, del préstamo rápido. Es un dato más realista del coste real de la financiación porque incluye el interés del préstamo, más las comisiones más los gastos generados en la operación y repercutidos en la factura que el cliente pagará. (Ver TAE)

Otro dato importante es el tipo de crédito que el bancos otorgue. Actualmente, se conceden dos tipos de créditos. El primero es el crédito personal rápido cuyo interés puede alcanzar el 6 por ciento, pero también podrían otorgarle otro tipo de crédito más caro y peligroso, el “revolving” en el cual el crédito vuelve a estar disponible a medida que el cliente lo va amortizando, nunca se acaba, en éstos el interés puede llegar a 26 por ciento.

A pesar del coste elevado de esta financiación los usuarios se sienten atraídos por la facilidad y la rapidez de su tramitación, inclusive, algunas entidades lo ofrecen en una tarjeta de crédito y le sugiere a sus clientes la utilización de los mismos para financiar sus compras. El crédito revolving está asociado a numerosas tarjetas de crédito.

Costes adicionales

Los solicitantes de estos créditos deben saber a que se exponen al firmar el contrato. Al respecto, fuentes de Cetelem, recomiendan solicitar una copia del contrato antes de firmarlo. Con este documento en mano, la atención debe dirigirse a los datos financieros del contrato: intereses, costes y comisiones. Estas últimas suelen cobrarlas por la firma del contrato, postergar el pago, pago anticipado, comisiones por cualquier gestión solicitada por el deudor incluyendo un cambio en la fecha de pago.

Antes de firmar se deben “hacer los números” y tomar conciencia de cómo estos factores repercutirán en los pagos.Uno de los gastos adcionales que suelen cargar actualmente las entidades financieras es el serguro de impagos. Aunque no es legalmente obligatorio, la entidad podría exigirlo como una protección ante la posibilidad de que el solicitante no pudiera hacer frente a su obligaciones.

Créditos fáciles: Pros y contras

02.12.2010

Hemos hablado en repetidas ocasiones sobre los créditos rápidos o créditos fáciles. Básicamente son pequeños créditos (no confundir con los microcréditos con función social) cuyo importe oscila entre los 600 y 6000 euros, cuyo plazo de amortización es de un máximo de 5 años, normalmente mucho menos, entre uno o dos años y cuya denominación de “crédito rápido” proviene de la rapidez con la cual se concede el dinero al cliente.

En teoría suenan a créditos de ensueño, no obstante, vamos a mirarlos con más detenimiento. Y es que, si bien ofrecen algunas ventajas en tiempos de escasa liquidez, también tienen sus significativos inconvenientes.

Ventajas

1. No hay mayores requisitos para hacerse con un crédito rápido. Al solicitante le piden una copia de su DNI, su última nómina, su número de cuenta corriente para transferir el importe financiado y en ocasiones solicitan un recibo domiciliado en un banco.
2. Se entrega de forma rápida. El cliente no ha de esperar mucho para recibir el importe, tras la firma del contrato suele recibir el importe como máximo 3 días más tarde de haberlo firmado.
3. No piden explicaciones. A diferencia de los créditos al consumo(ligados a un producto de consumo) y los préstamos personales, las financieras que ofrecen este tipo de créditos no piden explicaciones a sus clientes a la hora de entregar el dinero.

Desventajas

1. Cobran intereses notoriamente elevados. Esta es, básicamente la única gran desventaja que presentan esta clase de créditos. Si bien el importe se entrega rápido y hay un período de amortización que se puede extender hasta los 60 meses, lo cierto es que el promedio de interés que exigen estos créditos ronda el 20% TAE (alguna financieras cobran un 25%).
2. A menudo no informan al cliente del elevado interés al que estará expuesto y el mismo únicamente es capaz de ver el interés mensual y no el interés anual y real.

Es cierto, puedes conseguir 6000 euros sin grandes problemas y sin grandes compromisos pero terminas pagando un 20-25% TAE. Por esta razón, desde la asociación de consumidores alertan acerca de los riesgos de solicitar esta clase de préstamos que se están tornando cada vez más y más populares dada la escasa liquidez que están presentando las entidades financieras convencionales para los préstamos personales. Si, es fácil y rápido pero, ¿a qué precio?

Préstamos preconcedidos para clientes modélicos

25.05.2010

Muchas veces necesitamos una inyección de liquidez por alguna causa puntual y pensamos en la posibilidad de solicitar un préstamo. Una de las opciones, una vez descartados los créditos rápidos por el riesgo que suponen, es solicitar un préstamo preconcedido a nuestra entidad.

Si te has planteado esta alternativa, antes de seguir pensando averigua si puedes optar a este tipo de crédito, puesto que las condiciones de las entidades suelen ser muy duras: se trata de un crédito para clientes ejemplares, es decir, que nunca hayan tenido problemas de morosidad, no tengan contratado en el momento ningún producto crediticio, puedan avalar el crédito, dispongan de una cuenta corriente con liquidez suficiente como para asumir la deuda y tengan un historial bancario impecable.

Una vez que estés seguro de que puedes optar a ellos, examina sus condiciones, pues aunque no son tan arriegados como los créditos rápidos tampoco están libres de riesgo. Sus tipos de interés no son abusivos, pero tampoco bajos (suelen andar entre el 7 y el 11%), y el plazo de amortización corto, de entre dos y cinco años.

Por supuesto, sus ventajas son también muchas: contratarlos es muy sencillo, sin necesidad de ninguna tramitación especial, y sirven para financiar proyectos de cualquier tipo que no es necesario justificar. El importe del préstamo es poco elevado (entre 10.000 y 25.000), por lo que suele estar destinado a necesidades puntuales.

Si bien es una opción a tener en cuenta, antes de contratarlo deberías valorar si de verdad lo necesitas tanto, o si no sería más rentable solicitar un préstamo específico, ya que muchas veces tienen mejores condiciones.

Créditos online

30.04.2010

Hasta hace unos años, el simple hecho de pensar en todo el papeleo necesario a la hora de pedir un préstamo hacía que nos echásemos atrás. Hoy en día, no obstante, tenemos la opción de solicitar un crédito online a nuestro banco sin movernos del sillón de casa.

¿Qué características tienen estos préstamos? Lo mejor es sin duda la facilidad con la que podemos pedirlos y tramitarlos, además de la rapidez de todo el proceso: en dos o tres días como máximo podremos tener el dinero a nuestra disposición.

Por supuesto, no todo son ventajas. El importe máximo que podemos pedir no suele superar los 15.000 euros (con algunas excepciones, como los 60.000 que ofrece IberCaja), y el tipo de interés y las comisiones pueden hacer que al final la operación nos resulte muy cara. El interés suele rondar el 10%, y las comisiones de apertura, cancelación o amortización parcial se sitúan entre el 1 y el 3%.

¿Qué debemos hacer entonces? Estudiar la oferta. Además del ya mencionado “Crédito Directo” de Ibercaja, hay muchas otras opciones. El “Préstamo Rápido” de Caja Vital, por ejemplo, financia hasta 30.000 euros y no aplica comisiones por cancelación o amortización anticipada, pero tiene asociado un seguro por desempleo o incapacidad.

Si nos interesan cantidades más pequeñas, podemos buscar créditos como el “Préstamo Net” de Caja España o “CrediInstant online” de Caixa Sabadell, que financian un máximo de 6.000 euros, aunque sus intereses rondan el 10%.

En muchas ocasiones este tipo de préstamos se corresponden en realidad con los créditos preconcedidos, por lo que el máximo lo establecerá el banco dependiendo del cliente que se trate.

Aún así, si necesitas el dinero de forma inmediata los créditos online siguen siendo una opción mucho más aconsejable que los préstamos rápidos que ofrecen entidades de crédito privadas, y cuyos intereses pueden llegar al 20%. Lo bueno es que la oferta de créditos online es muy amplia, por lo que seguro que encontrarás alguno que no te salga demasiado caro.

Préstamos y créditos para afrontar bodas, bautizos y comuniones

28.04.2010

Llega la primavera y con ella el comienzo de una nueva sangría de pequeños (o no tan pequeños) gastos extra que se nos pueden hacer un poco cuesta arriba. Bautizos, bodas, comuniones… Cuando estas celebraciones de tipo familiar se nos acumulan, puede ser una buena idea solicitar un préstamo personal.

Los créditos personales sirven precisamente para estas ocasiones: se trata de créditos rápidos concedidos a un plazo más corto que los hipotecarios (entre un mes y cinco años), que ayudan a afrontar gastos puntuales. El inconveniente de estos préstamos son, como seguro que ya te imaginas, los intereses, que suelen ser bastante altos, entre el 7% y el 10% T.A.E.

¿Significa esto que los préstamos personales no son una buena idea?

No, simplemente hay que buscar y leer la letra pequeña. Una buena oferta es, por ejemplo, el Crédito Nómina Online del BBVA, un crédito por domiciliar la nomina que analizamos hace poco tiempo, que ofrece cantidades de entre 5.000 y 60.000 euros al 0% T.A.E.

Otro ejemplo de crédito rápido es el de CajaCanarias, que financia hasta un máximo de 30.000 euros a amortizar en, como mucho, 5 años. Este crédito, no obstante, puede acabar saliendo caro, ya que el tipo de interés es de 9,75% y sus comisiones ascienden a un mínimo de 50 euros.

Como estos dos ejemplos hay muchos más, que ofrecen y exigen distintas condiciones. Examina tus gastos y tus necesidades y haz cuentas. Investiga y compara. Seguro que tu decisión final te traerá muchas menos sorpresas desagradables si vienes con los deberes hechos.

Préstamos rápidos no tan “veloces”

09.04.2010

Cuando las deudas ahogan, las personas en su desasosiego por obtener dinero pronto y así saldar sus deudas de manera rápida, suelen admitir el primer préstamo que se le conceda, sin considerar los intereses y otros detalles primordiales.

Todo el mundo sabe, que es complicado que a una persona le confieran un préstamo cuando sus circunstancias económicas son inseguras, incluso con las condiciones económicas evidentemente estables y precisando un préstamo urgente, todavía en esta situación, que se otorgue en un periodo tan apresurado sigue siendo complejo.

La verdad de los préstamos urgentes que se promocionan en los medios es muy distinta de lo que muchas personas creen. Esta clase de préstamos que aparentemente se confieren en un periodo de entre uno y dos días son los más habituales a los que las personas solicitan información.

Pero la esperanza de poder obtener el capital del préstamo en esos plazos tan rápidos es inexistente. Últimamente ya se menciona en la publicidad que el préstamo se otorga entre las veinticuatro y cuarenta y ocho horas tras la aprobación de la petición.

Contrariamente a lo que muchas personan piensan los préstamos urgentes o créditos rápidos no son tan “veloces”. Esto es debido a que antes de aprobar una solicitud de crédito la entidad bancaria o establecimiento financiero de crédito debe realizar la verificaciones habituales sobre los clientes (CIRBE, etc.)

Los préstamos rápidos que se publicitan en los medios de comunicación se suelen otorgar en un plazo mínimo de más de siete días, justamente igual que en cualquier otro banco.

El señuelo de las cuarenta ocho horas, es una distracción con la única finalidad de captar a las personas con apuros económicos, aú sabiendo que es absurdo que se conceda el préstamo en menos de siete días.

Igualmente que en la banca tradicional, el proceso de tramite certifica por examinar cada cuestión de manera precisa, estudiando el riesgo del cliente al que se le va a otorgar el préstamo. Sin embargo estas empresas de crédito que se publicitan por todas partes declaran que se aminora el proceso, pero el periodo suele ser idéntico al de la banca tradicional.

El proceso es que a partir de una llamada, se le envía al futuro cliente la petición del préstamo y la documentación que debe añadir, una vez realizado el cliente tiene que remitir por correo no ordinario y aguardar a que su petición sea admitida. Esto normalmente tarda entre siete y catorce días, una vez admitida la petición de crédito se concede como máximo en dos días.

Por su parte, los préstamos que se confiere solamente por vía telemática, suelen emplear intereses muchos más altos que la banca tradicional, debiendo ser cautos con el abuso que entraña esta clase de préstamos por Internet. Le recomendamos que piense con calma y estudie las diversas ofertas que hay en sector. Y si al final si decide dar el paso, lea varias veces el contrato antes de firmar.

Página siguiente »


prestamos personales | créditos personales | reunificación de préstamos | prestamos personales online