Los préstamos hipotecarios destinados al consumo aumentan un 25%

La Asociación de Usuarios de Bancos, Cajas de Ahorro y Seguros indico que algunos consumidores prefieren recargar o ampliar la hipoteca de su inmueble para financiar bienes de consumo, una práctica que considera ‘no es de recibo’.
Inicialmente, este sistema puede parecer beneficioso, porque se evitan los gastos de constitución de otro préstamo y el tipo de interés es más bajo que el de un crédito al consumo, pero ‘a la larga el consumidor acaba pagando más’ y el banco le suele exigir un aval.

Los préstamos con garantía hipotecaria proporcionados por los bancos a los consumidores que no tuvieron como destino la compra de una vivienda o inmueble se ha incrementado en un 25% al cierre del primer trimestre, según datos hechos públicos por el Banco de España.

Exactamente, el importe acumulado alcanzó al terminar marzo los 42.366 millones de euros, frente a los 33.871 millones de euros que se registraron en el mismo periodo del año anterior.

Este dato contrasta con el saldo acumulado al cierre de 2005, cuando las hipotecas que tuvieron como destino la compra de bienes diferentes a la vivienda sumaban 25.834 millones, lo que supone que el volumen ha aumentado casi un 64% en poco más de dos años.

Este aumento también contrasta con el ritmo de crecimiento del crédito hipotecario total, que se freno en los 3 primeros meses del año. Así, desde finales de 2007, el crédito se ha ido desacelerando mes a mes a un ritmo aproximado de un punto porcentual. En este tipo de créditos, la morosidad ha aumentado desde el 0,6% a finales de 2005 al 1,36%.

Valora este post

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.