Pymes: Cambios urgentes

La necesidad acuciante de reformar el mercado laboral ha despertado a una sociedad que, aletargada por una crisis que ya dura demasiado, lo único que puede hacer es sobrevivir.

Un sector de la sociedad está en contra del abaratamiento del despido, medida que parece ser inevitable si se quiere reactivar la contratación laboral.

 Que los organismos públicos utilicen sus recursos en el sector privado para solventar los problemas con los que se encuentra el ICO en su implantación y puesta en marcha de las líneas de financiación , no solo es irreal sino que es un riesgo demasiado elevado que no ha funcionado nunca, si hacemos un poco de memoria histórica.

El estado no debiera, en su gestión pública, soportar riesgos del sector financiero bajo ninguna circunstancia, pensemos qué sucederá si los avales de las Pymes e hipotecas VPO salen mal, la deuda que el estado está adquiriendo  la estaremos pagando durante décadas.

La solución a las Pymes pasa por la inyección de capital de socios privados única vía de gestión empresarial que tradicionalmente ha funcionado.

El máximo error en circunstancias económicas como la actual es seguir considerando a los bancos el eje central del capital de la empresa. La financiación permanente que necesita una pyme para su correcto funcionamiento lleva a los préstamos y créditos obtenidos a convertirse en parte del capital y la fórmula no es correcta.

La mentalidad de todo el orden social debe cambiar si queremos salir de la crisis en la que nos encontramos como país.

Las familias deben volver a la cultura de gastar únicamente lo que se tiene e intentar el ahorro por encima de cualquier cosa.

Los gobiernos deben arreglar las cuentas públicas para que esta situación no se convierta en deudas permanentes en el tiempo amortizables vía subidas de impuestos sin poder generar contraprestación de servicios a la sociedad.

Y las empresas deben cambiar todo su modelo productivo y de gestión, la producción debe enfocarse a bienes y servicios necesarios y la obtención del capital necesario para el funcionamiento de la empresa debe ser obtenida a través de las inversiones privadas de capital, la apertura es necesaria y sana y genera menos riesgos que el endeudamiento permanente.

Deja un comentario