Crédito al consumo: Presente y futuro

El crédito al consumo se encuentra en un escenario complejo, ante las elevadas tasas de morosidad las entidades no hacen más que subir los tipos de interés que, actualmente en el 11%, disminuyen la demanda en esta fórmula de financiación.

Las entidades por su parte se encuentran en un escenario en el que minimizar el impacto de la morosidad en la financiación al consumo es prácticamente imposible, la recuperación, las agencias de cobro disponibles e incluso, los recursos son limitados y complican la ya delicada situación del crédito al consumo.

Los recursos se han destinado a la recuperación del crédito hipotecario relegando el crédito al consumo a un segundo lugar.

En este escenario, la solución pasa por establecer un orden de prioridades destinadas a cobrar las deudas, además es imprescindible revisar el papel de las agencias de cobro y las técnicas empleadas por estas agencias en términos de efectividad de acuerdo al coste.

La creación de empleo también se encuentra estancada lo que incide directamente en la actividad de estas agencias de recobro.

Las entidades se enfrentan ahora a lo que han denominado los nuevos retos del futuro. Premisas que se basan en la revisión de los controles actuales, las proyecciones de crecimiento, la contratación cruzada de productos de activo y pasivo y un mayor control del riesgo.

El eje central de la financiación al consumo en este momento, se centra en la financiación a PYMES y autónomos quienes siguen necesitando este instrumento financiero como parte imprescindible para la continuidad de su actividad.

Deja un comentario