¿Como funciona un proceso de embargo?

La morosidad avanza en España a pasos agigantados, actualmente situada por encima del 5% de los préstamos conferidos por las entidades financieras.

Algunas personas entran en una espiral solicitando un préstamo para pagar otro, de ese modo no pueden afrontar sus obligaciones de pago y al final no tienen dinero.

Si no puede pagar su préstamo debe acudir a su Banco o Caja de ahorros y tratar de explicar su situación actual, es la única forma de buscar una solución entre las partes.

A la entidad le interesa recuperar su dinero, la demora en el pago hará que crezcan sus ingresos a través de los intereses. Desgraciadamente no siempre se establece un arreglo con la entidad financiera y el único recurso es no abonar la deuda.

Si no puede hacer frente al pago de su préstamo hipotecario, debe tener muy claro el procedimiento habitual de embargo.

Después del primer mes la entidad contacta con el cliente para constatar, si se ha producido algún fallo y exponer como pagar la mensualidad más los intereses, si paga el problema quedara resuelto.

Si la situación se alarga la entidad continuará tratando de cobrar e inclusive puede llegar a un convenio efectuando una modificación en el plazo de la hipoteca o en la retribución de los intereses.

En ese punto la deuda no sólo iguala el importe que marca el préstamo, además hay que añadirle los intereses de demora. Después del sexto mes la situación se transforma para el Banco o la Caja, la entidad debe provisionar el préstamo impagado en su cuenta de resultados.

La entidad puede llegar a inscribir al cliente en una lista de morosos, lo que le perjudicará en el momento de solicitar otro préstamo e incluso puede ejecutar la hipoteca, y subastar el inmueble.

A los 12 o 18 meses de haber dejado de pagar el préstamo el inmueble sale a subasta y es el Juzgado el que establece la fecha precisa hasta la que se puede pagar la deuda más los intereses de demora para impedir la subasta y el siguiente desalojo.

Si la cantidad obtenida con la venta o la subasta es bastante para pagar el préstamo pendiente el proceso termina. En caso contrario la entidad continuará exigiendo el préstamo impagado y continuara el embargo.

La entidad seguirá el siguiente orden en el proceso de embargo.

  • Efectivo o dinero en cuentas de ahorro.
  • Créditos, valores y derechos financieros a corto plazo.
  • Nóminas y pensiones, el deudor en cualquier caso deberá percibir un sueldo que le permita subsistir de acuerdo con el Salario Mínimo Interprofesional (SMI).
  • Bienes e inmuebles.
  • Metales preciosos, piedras finas, joyería, etc.
  • Frutos y rentas de cualquier clase.
  • Bienes muebles y semovientes.
  • También la entidad puede solicitar al avalista del préstamo el pago de la deuda e incluso embargarles sus bienes.

    En el caso de los créditos derivados de la utilización de tarjetas o para otros fines, la entidad puede exigir el embargo de cualquier bien del deudor según el orden de preferencias apuntado arriba.

    De todos modos, en caso de embargo de un inmueble hipotecado, solamente se podrá ejecutar la diferencia entre el importe del inmueble y la cuantía de la garantía hipotecaria.

    Solamente se podría embarga y subastar el importe adeudado sin que pueda incluir lo que esta hipotecado.

    Es importante señalar que las deudas impagadas prescriben a los 20 años.

    Deja un comentario

    Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.