Préstamos rápidos no tan “veloces”

Cuando las deudas ahogan, las personas en su desasosiego por obtener dinero pronto y así saldar sus deudas de manera rápida, suelen admitir el primer préstamo que se le conceda, sin considerar los intereses y otros detalles primordiales.

Todo el mundo sabe, que es complicado que a una persona le confieran un préstamo cuando sus circunstancias económicas son inseguras, incluso con las condiciones económicas evidentemente estables y precisando un préstamo urgente, todavía en esta situación, que se otorgue en un periodo tan apresurado sigue siendo complejo.

La verdad de los préstamos urgentes que se promocionan en los medios es muy distinta de lo que muchas personas creen. Esta clase de préstamos que aparentemente se confieren en un periodo de entre uno y dos días son los más habituales a los que las personas solicitan información.

Pero la esperanza de poder obtener el capital del préstamo en esos plazos tan rápidos es inexistente. Últimamente ya se menciona en la publicidad que el préstamo se otorga entre las veinticuatro y cuarenta y ocho horas tras la aprobación de la petición.

Contrariamente a lo que muchas personan piensan los préstamos urgentes o créditos rápidos no son tan “veloces”. Esto es debido a que antes de aprobar una solicitud de crédito la entidad bancaria o establecimiento financiero de crédito debe realizar la verificaciones habituales sobre los clientes (CIRBE, etc.)

Los préstamos rápidos que se publicitan en los medios de comunicación se suelen otorgar en un plazo mínimo de más de siete días, justamente igual que en cualquier otro banco.

El señuelo de las cuarenta ocho horas, es una distracción con la única finalidad de captar a las personas con apuros económicos, aú sabiendo que es absurdo que se conceda el préstamo en menos de siete días.

Igualmente que en la banca tradicional, el proceso de tramite certifica por examinar cada cuestión de manera precisa, estudiando el riesgo del cliente al que se le va a otorgar el préstamo. Sin embargo estas empresas de crédito que se publicitan por todas partes declaran que se aminora el proceso, pero el periodo suele ser idéntico al de la banca tradicional.

El proceso es que a partir de una llamada, se le envía al futuro cliente la petición del préstamo y la documentación que debe añadir, una vez realizado el cliente tiene que remitir por correo no ordinario y aguardar a que su petición sea admitida. Esto normalmente tarda entre siete y catorce días, una vez admitida la petición de crédito se concede como máximo en dos días.

Por su parte, los préstamos que se confiere solamente por vía telemática, suelen emplear intereses muchos más altos que la banca tradicional, debiendo ser cautos con el abuso que entraña esta clase de préstamos por Internet. Le recomendamos que piense con calma y estudie las diversas ofertas que hay en sector. Y si al final si decide dar el paso, lea varias veces el contrato antes de firmar.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.