¿Cuál es la mejor opción para amortizar un préstamo personal?

A la hora de pedir un préstamo personal o un crédito te encontrarás con que puedes escoger distintas formas de amortización en función de tus necesidades. Si bien lo mejor es que estudies bien tus expectativas de ingresos y cómo podrás afrontar mejor el pago de las cuotas, es también aconsejable que busques asesoramiento en la propia entidad.

La forma más habitual de amortizar un préstamo personal es el “sistema francés”, con el que cada mes (o la periodicidad que se haya acordado) se paga una cuota en cuyo importe se incluye una parte de intereses y otra de capital.

Para los créditos hay más modalidades, aunque la más habitual consiste también en una cuota mínima mensual que incluirá intereses y amortización de capital. Otra opción es pagar cuotas periódicas que solo incluyan intereses y no pagar el capital dispuesto hasta el final del plazo del crédito. También se puede adoptar otro sistema en el que además de pagar las cuotas de intereses, periódicamente va disminuyendo el límite del crédito. Al final de esos períodos, por lo tanto, habría que devolver la cantidad que se salga de ese nuevo límite.

Es posible que tu entidad también te ofrezca una flexibilidad más o menos amplia. ¿Qué quiere decir esto? Simplemente que las condiciones de amortización pueden cambiar según los intereses del cliente a lo largo de la vida del crédito. Por supuesto, cuanta mayor flexibilidad te ofrezcan, más elevado será su coste.

También tendrás que tener en cuenta los cambios sobre la marcha en las cuotas, es decir, las amortizaciones totales o parciales que podrías realizar del préstamo. Una amortización total significa la cancelación final del crédito, y una parcial puede resultar o bien en una cuota mensual menor o en la reducción del plazo de amortización. Intenta enterarte siempre antes de contratar un préstamo cuáles son sus comisiones por cancelación, porque es posible que no siempre te compense.

Estudia tus necesidades, tus ingresos (y su futuro potencial) y la oferta. Busca asesoramiento, estudia otra vez, y elige la opción que mejor se adapte a lo que estás buscando.

Valora este post

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.