¿Qué debo tener en cuenta al contratar un préstamo?

Si por fin te has decidido a contratar un crédito, es muy posible que no sepas por dónde empezar. ¿Qué hay que tener en cuenta? ¿Qué pasos debo seguir?

Lo primero es lo primero: ¿cuánto dinero necesitas? El importe del préstamo dependerá no sólo de tus necesidades, sino también de la cantidad hasta la que creas que puedes endeudarte. Valora tus ingresos y su seguridad, y si la entidad te verá lo suficientemente solvente como para devolverlo.

Otro aspecto a tener en cuenta es el plazo: cuanto más largo sea, menor será la cuota mensual, pero los intereses serán mayores. Si además tu préstamo es a un tipo de interés variable, cuanto mayor sea el plazo habrá más posibilidades de que este tipo suba.

Mantén presente también las condiciones adicionales que ofrece la entidad a cambio de un tipo de interés más bajo. ¿Realmente te compensa domiciliar tu nómina, contratar seguros o más tarjetas? Además, si contratas un préstamo en una moneda distinta a la de tus ingresos, piensa que el tipo de cambio de la divisa puede fluctuar mucho, llevándote sorpresas nada agradables al final.

Cuando ya tengas todos estos factores más o menos decididos, es el momento de decidirte por una entidad. Aquí hay tan solo una palabra clave: información y más información. Empieza por la publicidad, por las webs de los bancos; pero no te quedes ahí: acude a las entidades y pide información detallada sobre las condiciones del préstamo que quieres obtener.

Una vez decidida la entidad, debes saber que si tu préstamo es de consumo, tienes derecho a recibir una oferta vinculante por escrito en la que se expliquen con detalle todas las condiciones financieras, y que evitará posibles confusiones y malentendidos.

Ya sabes: estudia tus necesidades y la oferta, y no te precipites en la decisión.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.