Préstamos preconcedidos para clientes modélicos

Muchas veces necesitamos una inyección de liquidez por alguna causa puntual y pensamos en la posibilidad de solicitar un préstamo. Una de las opciones, una vez descartados los créditos rápidos por el riesgo que suponen, es solicitar un préstamo preconcedido a nuestra entidad.

Si te has planteado esta alternativa, antes de seguir pensando averigua si puedes optar a este tipo de crédito, puesto que las condiciones de las entidades suelen ser muy duras: se trata de un crédito para clientes ejemplares, es decir, que nunca hayan tenido problemas de morosidad, no tengan contratado en el momento ningún producto crediticio, puedan avalar el crédito, dispongan de una cuenta corriente con liquidez suficiente como para asumir la deuda y tengan un historial bancario impecable.

Una vez que estés seguro de que puedes optar a ellos, examina sus condiciones, pues aunque no son tan arriegados como los créditos rápidos tampoco están libres de riesgo. Sus tipos de interés no son abusivos, pero tampoco bajos (suelen andar entre el 7 y el 11%), y el plazo de amortización corto, de entre dos y cinco años.

Por supuesto, sus ventajas son también muchas: contratarlos es muy sencillo, sin necesidad de ninguna tramitación especial, y sirven para financiar proyectos de cualquier tipo que no es necesario justificar. El importe del préstamo es poco elevado (entre 10.000 y 25.000), por lo que suele estar destinado a necesidades puntuales.

Si bien es una opción a tener en cuenta, antes de contratarlo deberías valorar si de verdad lo necesitas tanto, o si no sería más rentable solicitar un préstamo específico, ya que muchas veces tienen mejores condiciones.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.