Las rehipotecas e hipotecas de capital privado se incrementan un 20% en 2010

Ante las altísimas tasas de paro, muchas personas se embarcan en la aventura de montar su propio negocio, este hecho ha originado un incremento del 20% en las rehipotecas e hipotecas de capital privado, en comparación con 2009.

La Consultora de Hipotecas Urgentes Clifford Aukland, afirma que los préstamos particulares se están posicionando como una solución válida, cada vez más usados por los autónomos y particulares, la mayoría dañados por la crisis.

Resistir, e inclusive subsistir, hasta lograr un nuevo trabajo, es un hecho muy complicado en la situación actual, y comenzar una nueva actividad empresarial, normalmente un trabajo autónomo, son dos de los motivos principales que están provocando que muchas personas con graves dificultades económicas, a demandar en los préstamos de capital privado una solución válida a sus numerosas deudas y su escasa solvencia.

Esta solución privilegiada y adicional a las entidades financieras tradicionales se ha acrecentado hasta un 20% en el primer cuatrimestre del año, afianzándose como una de las importantes elecciones de crédito. Para bastantes personas es el único auxilio para remediar sus complicaciones económicas hasta que amaine la tormenta de la crisis.

La mayoría de los /strong> que se piden actualmente fluctúan entre treinta mil y sesenta mil euros. En gran parte se designan a mantenerse hasta hallar un nuevo trabajo, desarrollar una actividad empresarial, abonar las deudas pendientes con los proveedores o relanzar proyectos empresariales que han aminorado su productividad por la culpa de la crisis.

El continuado aumento de la tasa de desempleo es para Clifford el motivo principal del notable incremento de las hipotecas, créditos y rehipotecas urgentes, por su rapidez y la simplicidad para su concesión.

Sus intereses oscilan entre un doce y un 16%, se sitúan en el término de los préstamos personales que ofrecen en la actualidad la mayoría de las entidades financieras. Si a esto le añadimos la carencia de letra pequeña, diferentes comisiones y gastos, resulta una transacción bastante atractiva como para que se hayan acrecentado ampliamente la cifra de transacciones en lo que llevamos de año.

Para solicitar estos productos basta con presentar el pasaporte o el DNI, y una escritura del inmueble que actuará de aval del préstamo.

Los términos no han cambiado y son exactamente los mismos que las empresas de créditos privados han ofrecidos desde hacer mucho tiempo. Lo que sí ha variado es la información y la seguridad que las personas tienen en esta clase de transacciones financieras, que se están situando como una de las soluciones más factibles para la malograda situación económica por la que pasan numerosos hogares, empresas y autónomos.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.