¿Cuando conviene subrogar el préstamo hipotecario?

Hoy por hoy con el mercado hipotecario en llamas hay gente que igual puede salir beneficiada de la situación. No, no hablo de banqueros o empresarios sino de particulares. La ventaja que nos ha traído esta crisis a los particulares ha sido la rebaja en los precios de las viviendas así como las hipotecas competitivas. De este modo muchas veces nos puede convenir hacer una subrogación del préstamo hipotecario para dejar de pagar nuestra hipoteca actual y pagar menos.

Quizás una subrogación parezca una operación compleja pero realmente no lo es, de hecho hay muchas entidades financieras que corren con los gastos de la subrogación si te cambias a su hipoteca.

No obstante, no siempre resulta rentable hacer una subrogación y hay muchos factores que uno debe considerar. Factores relacionados con su propio contrato. Al final del día la subrogación es cuestión de ahorrarse unos cuantos euros de modo anual por lo cual hay que calcular si la subrogación vale o no la pena.

A menudo los bancos no desean correr con los gastos de la subrogación y esto muchas veces tiene que ver con el perfil del cliente. Una subrogación resulta conveniente cuando:

* Llevamos varios años pagando la hipoteca y la misma no representa más de un 60% del valor actual del inmueble
* Tenemos un buen perfil financiero
* Firmamos en un momento en el cual las hipotecas eran más caras.

Lo cierto es que hay muchos datos a tomar en consideración a la hora de decidir si una subrogación es una idea rentable o no. Recordemos que muchas veces aunque nos cambiemos a un banco que nos ofrezca un interés más asequible el mismo puede ser variable o estar asociado a más productos que no necesariamente nos ayuden a ahorrar.

Otro factor a tener en cuenta es que clase de contrato tenemos. Muchas veces no tenemos una hipoteca sino un crédito hipotecario, caso en el cual una subrogación implicaría en realidad la cancelación de un crédito y la apertura de otro. En este caso sería una operación muy costosa y por consecuente más que indeseable.

Al final quizás la mejor opción sea negociar con el banco que te ha hecho la hipoteca original y ver si logras rebajar amenazándole con una subrogación a otro banco, de este modo nos ahorrariamos los gastos que suponen una subrogación de hipoteca

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.