¿Qué hacer si el banco no te quiere dar un préstamo hipotecario?

El mercado de la viviendo está ardiendo. Hoy por hoy, las propiedades son mucho más asequibles gracias a la crisis en la que estamos viviendo. El verano está llegado a su fin y con los pocos meses que quedan para culminar el año las personas están enloquecidas con comprar sus propiedades antes de que termine la codiciada deducción. Una deducción fiscal a la cual muchos no desean renunciar.

No obstante, las entidades financieras están cada vez más rígidas a la hora de otorgar hipotecas, dando el clima tenso en el que vivimos y el hecho de que desconocen lo que depara el futuro.

De modo que la cantidad de productos que las entidades financieras exigen contratar para conseguir una hipoteca es ridícula puesto que elevan el nivel de compromiso a los clientes, alejándose por completo de la realidad actual.

Ante dicho panorama, se pueden manejar ciertas opciones cuando el banco se reniega a otorga una hipoteca.

Acudir a entidades no tradicionales. Se trata de compañías mediadoras que no exigen unos requisitos tan excesivos, pero al no estar supervisadas por el Banco de España se transforman en una opción poco fiable. Por no mencionar, además, que sus intereses son mucho más elevados.

Compartir la hipoteca. Esto, como explica su titulo, es compartir la hipoteca con un copropietario. Este tipo de crédito compartido es una muy buena opción puesto que se puede llegar a conseguir hasta un 100% de financiación.

Presentar activos. Esto no es otra cosa que los “avales de toda la vida”. Productos tales como depósitos o acciones son fiscalmente más ventajosos que una hipoteca para la entidad.

Convenios especiales. Muchas regiones de España realizan acuerdos con determinadas entidades financieras para poder ofrecer préstamos hipotecarios con muy buenas condiciones.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.