El Tribunal supremo corrobora que una póliza de crédito puede ser declarada nula si hay desconocimiento al firmarla

El Tribunal supremo ha desestimado un recurso presentado por el Banco de Valencia, en el cual la entidad apela contra una sentencia en la cual el tribunal declara nulo el contrato de una póliza de crédito de dicha entidad por existir un error que el tribunal supremo imputa tanto al Banco de Valencia así como al Banco Francés BNP.

La historia que llevó a la presentación de un recurso por parte de la entidad financiera se remontan al 2003. En aquel año una persona heredó una cartera de valores que el Banco de Valencia, con la información recibida del Banco Francés, le informó erróneamente que su valor era superior a los 4 millones de euros.

Dada la extraordinaria herencia, el heredero y su esposa pasaron a realizar disposiciones de crédito y ampliar otro crédito que ya tenían, garantizando dichos créditos a través de los nuevos valores. Pero vaya sorpresa se llevo la pareja cuando al intentar mover los valores recibieron un extracto en el cual la valoración había pasado de 2,749,000€ a 2,749 euros (poco más que el precio de un plasma en aquellos años).

Tras varias quejas, la pareja recibió una carta del Banco Francés dirigida hacia el Banco de Valencia en el cual se les informaba que se les había estado informando erróneamente de determinadas posiciones así como del valor de mercado que tenían las mismas.

La entidad continuó afirmando que los errores en la valoración se produjeron debido a un error en el momento de dar de alta los valores en su base de datos y de abonar los títulos en la cuenta del cliente.

No obstante, los demandantes comprensiblemente procedieron a demandar a las entidades pidiendo la nulidad de la poliza de crédito contratada así como una indemnización por daños y perjuicios.

Los perjuicios ocasionados al matrimonio, por aquel momento, ascendían a los 230 mil euros debido a los gastos extraordinarios que realizaron contando con el valor de la cartera y a la posterior contratación de una póliza de crédito.

El Banco de Valencia declaró que el error había sido cometido por el Banco Francés y solicitó que se validase su póliza de crédito, obligando a la pareja a pagar el préstamo solicitado así como sus intereses que ascendían a los 138 mil euros.

Por otro lado, el Banco Francés afirmó que la pareja no eran los únicos herederos y por tanto estaban al tanto del valor real al haber firmado la liquidación de la herencia.

El caso recorrió todo el camino hasta el Tribunal supremo, en donde se declaró la nulidad de la póliza firmada debido a que el consentimiento prestado por parte de la pareja estaba basado en una creencia errónea imputable a las entidades financieras. No obstante, el Tribunal sí ha obligado al matrimonio a pagar a la entidad el importe de la póliza que tenían contratada con el Banco de Valencia previamente a haber recibido la herencia. Importe que asciende a los 51,705 euros más intereses.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.