La tendencia actual de la banca es dar menos crédito y más caro

Durante el primer trimestre del año Bancos y Cajas de Ahorros han intensificado su política restrictiva en la concesión de créditos a particulares. Los números del Banco de España indican que los créditos concedidos a familias cayeron en enero en un 43 por ciento con respecto a hace un año y un 63 por ciento con respecto a diciembre.

El importe total recibido por las familias durante el primer mes de 2011 se ubicó en 4.933 millones de préstamos nuevos, en contraste, el importe alcanzó los 13.454 millones en diciembre del año pasado, el cual fue el último mes que tuvieron las familias para beneficiarse de las ventajas fiscales aplicadas a la adquisición de viviendas. En enero de 2011 el importe por el mismo concepto llegó a 8 mil 971 millones.

En otro contexto, los préstamos para empresas disminuyeron en enero de este año en un 16 por ciento con respecto a enero de 2010 y un 30 por ciento con respecto a diciembre del mismo año. El importe en euros fue de 43 mil 502 millones frente a los 62 mil 196 millones de diciembre de 2010 y los 51 mil 808 millones concedidos el primer mes de 2011.

Pese a tener que enfrentar una fuerte capitalización, el sector de las cajas de ahorros continúa siendo consecuente con las familias. Durante el mes de enero otorgaron 2.027 millones en nuevos contratos, mientras que los bancos concedieron un mil 927 millones de euros. Las cajas están a la cabeza también en la concesión de préstamos hipotecarios, el importe en este renglón alcanzó 1.270 millones en contraposición a los 931 millones de euros que otorgaron los bancos. Por su parte, los bancos aventajan a las cajas en préstamos al consumo, los primeros otorgaron 422 millones mientras que las cajas concedieron 193 millones de euros.

Dinero caro

Además de la restricción crediticia, las entidades financieras han encarecido el “coste del dinero” al cobrar un interés más alto por la financiación que otorgan a los particulares.

Los tipos aplicados a las hipotecas subieron de 2,63 en diciembre del 2010 al 2,80 por ciento. Los intereses de los créditos personales pasaron de 8,43 por ciento en diciembre a 9,40 por ciento y otros créditos varios registraron un ascenso en la tasa de interés de 6,16 en diciembre a 7,02 por ciento.

Las cajas también ajustaron cuentas y subieron los tipo para las hipotecas de 2,65 en diciembre a 2,97 por ciento. Los intereses de los créditos personales ascendieron de 7,74 por ciento a 8,36 por ciento y otras financiaciones lo hicieron desde 5,16 por ciento, en diciembre a 5,60 por ciento.

Tasas pasivas más bajas
La competencia por los depósitos del público ha bajado en intensidad después de que en noviembre de 2010 los intereses alcanzaran sus niveles más altos desde febrero de 2009.

En este escenario, la tasa pasiva promedio (con la cual los bancos y cajas remuneran los depósitos del público), que se situaba en 2,74 por ciento en diciembre bajó a 2,66 en enero de este año. Entre las entidades, fueron los bancos lo que premiaron en menor medida los depósitos de sus clientes.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.