Los minicréditos se afianzan como alternativa a los créditos rápidos convencionales

Lo primero vamos a definir que son los minicréditos o créditos de bolsillo. Se trata de créditos rápidos sin aval que hay que devolver, en la mayoría de casos, en 15 días. Los requisitos, como comentamos más adelante, son mínimos y es posible disponer del importe solicitado en tan solo unas horas. Están concebidos para salir al paso de imprevistos que se puedan producir en el hogar o cualquier otro tipo de situación donde haga falta recurrir a un dinero de forma urgente.

No confundir minicréditos con microcréditos, estos últimos tiene fines sociales y son pequeños préstamos realizados a prestatarios que no pueden lograr la financiación que confiere una entidad bancaria tradicional.

Con la crisis existen ciertos sectores que se benefician. Y es que mientras las ventas de coches se reducen y las entidades financieras cierren sus grifos a la hora de conceder créditos, otras empresas han aparecido en medio de la crisis para ofrecernos créditos rápidos sin aval sin tantos requisitos. Estamos hablando de los minicrédito, un nuevo concepto dentro de la familia de créditos fáciles cuyas condiciones son ligeramente distintas.

Mientras que los créditos rápidos ofrecen importes que varían de 500 a 6000 euros y plazos de amortización de hasta 5 años con intereses de hasta un 25 % TAE, los créditos de bolsillo van por otro camino distinto. En este sentido, los créditos de bolsillo ofrecen de 50 a 400 euros con un plazo de amortización de entre 1 a 30 días y unos intereses que varían en función del tiempo de amortización. Es decir, cuanto más tardes en devolver el préstamo más te cobran, siendo la tasa de aproximadamente un 1% por día o más.

Por otro lado, otra gran diferencia de estos préstamos es la inmediatez de los mismos. Y es que mientras los créditos rápidos a menudo tardan un par de días en llenar tu cuenta bancaria, con los créditos de bolsillo el depósito es prácticamente inmediato y en menos de una hora ya tienes el dinero en tu cuenta (siempre y cuando tu cuenta bancaria coincida con la entidad emisora de la transferencia)

No obstante, la diferencia más llamativa de los créditos de bolsillo son los requisitos que estos exigen. Y es que mientras los créditos rápidos solicitan una nomina, entre otros requisitos, los créditos de bolsillo únicamente piden que seas mayor de 21 años, no estés en el registro de morosos y una fotocopia de tu DNI así como de un recibo o cartilla de la cuenta corriente donde desees que se haga la trasferencia.

En cualquier caso, los créditos de bolsillo son la última moda para quienes desean acceder a un crédito sin grandes complicaciones, pudiendo realizarse la operación online u incluso en algunos casos vía SMS. Son rápidos, eficientes y efectivos, aunque no es oro todo lo que reluce, como punto negativo destaco los altísimos intereses que exigen que son denominado “honorarios” por este tipo de empresas.

Empresas de este ramo que operan en España son:

creditomovil.es
prestamo10.com
creditopocket.com
sucredito.es
miniprestamo.es

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.