Claves para optar a un crédito personal

En una época en la que conseguir un crédito personal puede ser muy complicado para cualquier ciudadano medio, vamos a concretar algunos de los requisitos imprescindibles que examinan con lupa las entidades bancarias en el momento de conceder créditos personales.

La entidad financiera evaluara la situación individual de cada usuario, antes de otorgar un crédito, por lo tanto estudiará las siguientes cuestiones:

La aparición del usuario en cualquier registro o listado de morosos (RAI, Asnef, Experian, etc.), la inclusión en alguna de estas listas anula prácticamente la concesión del préstamo personalen cualquier entidad bancaria. Existen otras posibilidades de obtener crédito estando en alguno de estos registros. Por ejemplo, realizando una reunificación de deudas (producto de tipo hipotecario) se puede llegar a obtener crédito y cancelar las deudas pendientes.

Otra opción es acudir a los préstamos de capital privado, para optar a este tipo de productos es necesario poseer alguna propiedad, terreno, vehículo, etc, que servirá para avalar la operación. La pega principal es que este tipo de producto tiene unos intereses elevados y la devolución del préstamo se debe realizar en 6 meses o un año, aún con lo expuesto anteriormente los crédito de capital privado tienen su mercado.

Las entidades estudiarán también los ingresos percibidos mensualmente, contar con unos fijos le garantiza a la entidad el reintegro de la deuda.

El estado financiero presente del usuario, si tiene otras deudas contraídas con anterioridad (tarjetas de crédito, créditos personales, etc.), cuando más elevadas sean esas deudas tendrá menos posibilidad de obtener el crédito personal debido a que el banco lo considerará una operación de riesgo.

Si tiene en la entidad, domiciliados sus ingresos periódicos (pensión o nómina), la domiciliación incrementa las opciones de otorgamiento. Algo que se ha convertido en la tónica habitual en practicamente la mayoría de las ofertas de préstamos personales, si se quiere a un préstamo personal con un tipo de interés aceptable no quedará otra que domiciliar la nómina, contratar algún seguro, tarjetas, etc. En definitiva, una mayor vinculación con la entidad que traducido sería: “Yo te doy si tu me das”.

Las mensualidades a abonar no podrán superar un 40% de los ingresos mensuales, endeudarse por un porcentaje más elevado es un peligro a largo plazo.

Si su historia de préstamos esta impoluta, es decir, que los créditos que ha solicitado anteriormente los ha pagado religiosamente.

Los avalistas, un punto decisivo, porque en caso de no pagar que haya otra persona que lo hará por nosotros.

Si es un profesional, lo idóneo es que tenga ingresos superiores a los mínimos determinados.

La contratación prácticamente forzosa de un seguro de amortización.

De esta manera, el banco o la caja de ahorros tendrá en cuenta: la cuantía, la regularidad de sus ingresos y su estabilidad económica, por lo tanto será fundamental evaluar si son elevadas, constantes y no hay demoras en el abono cada mes.

Cabe matizar, que aunque cumpla con todos los requisitos, la última palabra en la concesión la tendrá la respectiva entidad bancaria, según los criterios que utilice que varían mucho de unas entidades a otras

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.