Cofidis deberá pagar una sanción de 60.000 euros por revelar la morosidad de sus clientes a terceras personas

El director de la Agencia Española de Protección de Datos decidió multar a la empresa financiera Cofidis, empresa especializada en créditos rápidos, por la divulgación a terceros de información acerca de obligaciones incumplida por parte de sus clientes. La sanción es de 60 mil 101 euros y está contemplada en la Ley Orgánica de Protección de Datos en su artículo 44.3 g.

La multa está sostenida en quejas hechas por nueve personas ante la AEPD (Agencia Española de protección de datos), en las que los demandantes aseguran que la empresa de créditos rápidos les llamaba por teléfono, a cualquier hora, y les indicaba que su vecino o familiar era un “moroso”.

Debido a las diversas denuncias recibidas, la AEPD inició una investigación.

Las llamadas eran realizadas por los trabajadores de Cofidis e insistían en que se les pagara la deuda inmediatamente. Esta acción se repetía en las casas de los deudores, en sus lugares de trabajo y en las viviendas y oficinas de sus familiares, vecinos y amigos.

Uno de los denunciantes presentó como prueba un mensaje dejado por los empleados de Cofidis en su grabadora, en el mismo se le amenaza con llamar a su familia y vecinos si no pagaba.

El expediente que reposa en la AEPD trascendió a la prensa. Contiene 34 páginas y hay una denuncia donde el afectado asegura que Cofidis llamó a sus familiares, vecinos y compañeros de trabajo para que le comunicasen que debía contactar con Cofidis por que tiene una deuda con la entidad. Acompañan a la denuncia faxes y testimonios de personas que recibieron dichas llamadas.

Ante la situación representantes de la AEPD visitaron las oficinas de Cofidis en abril y mayo. Encontraron una “carpeta” con una especie de manual para seguir al momento de comunicarse con vecinos o familiares del deudor.

Se habla de mensajes discretos pero se asume como normal las llamadas a vecinos de su cliente.

En los casos de clientes que hubiesen denunciado en organizaciones de consumidores o similares la estrategia de Cofidis era dejarles tranquilos de momento y después de una semana volver a llamarles pero “no llamar a sus vecinos”, sólo al cliente a quien debía enviársele una carta de disculpas.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.