Sentencia sienta precedentes para una disminución en los intereses de demora

Esta vez han sido los intereses de demora los que se han puesto en tela de juicio. Un cliente de Bankoa les ha llevado hasta los juzgados señalando los intereses de demora de 18 por ciento anual como abusivos. Ante ello la entidad argumentó que ambas partes habían pactado dicho porcentaje y que éste había sido reconocido por un Registrador. Según la entidad estas dos condiciones llenaban el hecho de legalidad plena.

Sin embargo la Audiencia Provincial de Álava freno las pretensiones de la entidad y además le replica que el órgano judicial tiene facultad para intervenir e inclusive reducir los intereses moratorios acordados entre bancos y clientes. El enfrentamiento se extiende y la instancia judicial hecha mano de la Ley de Protección al Consumidor que regula los intereses moratorios y los fija en 2,5 veces el interés legal del dinero cuando se firmó el contrato de la hipoteca (esto el interés que se señala en la Ley General de Presupuestos del Estado, para el 2011 es del 4 por ciento anual).

Y para continuar argumentando su participación el Juzgado explica que los intereses de demora son punitivos y por tanto “es posible acudir al artículo 1.154 del Código Civil, que permite al juez modificar equitativamente la pena”, y continuó señalando que un acuerdo entre dos partes no limita la intervención de una instancia jurídica si ésta considera que se están vulnerando ciertos límites.

Existen leyes que pretenden proteger los intereses de los consumidores como son las de Crédito al Consumo, Condiciones Generales de Contratación y la Defensa de los Consumidores y Usuarios, y aunque ninguna regula los intereses moratorios, la sentencia indica una que las instituciones han tenido que intervenir para detener los abusos en los que se incurre, en algunos casos, en la actividad crediticia.

Es la normativa vigente de protección al consumidor la que le otorgó al Juzgado la facultad para actuar porque el afectado es una persona física que contrata una hipoteca que está vinculada a un bien inmueble que está comprando y por ende es un consumidor.

Estas consideraciones llevaron a la Sala a considerar como desproporcionado un interés moratorio que es superior en más de cuatro veces el interés legal del dinero. Por tanto, la instancia judicial declaró nula la cláusula y modera dicho interés de demora a 2,5 veces el interés legal del dinero cuando se formalizó el crédito, esto es 10,62 por ciento.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.