El crédito a particulares encadena seis meses de continuos descensos

No hay moderación en la caída de la financiación a particulares y empresas; para comprobarlo es suficiente con echar un vistazo a las estadísticas del mes de mayo publicadas por el ente regulador.

Durante ese mes la concesión de préstamos a particulares sumaron 885 mil 428 millones de euros con lo cual la financiación a las familias encadenó su sexto mes de continuos descensos a la par que registraba un retroceso interanual de un punto porcentual.

Con referencia a los préstamos corporativos la situación es similar. En mayo la financiación a empresas cayó un 0,3 por ciento marcando su punto más bajo desde agosto de 2010.

La justificación está en el hecho de que ni particulares ni empresas ni bancos pasan por el mejor momento para cerrar contratos de créditos. Por un lado familias y empresas intentan disminuir sus deudas y por el otro Bancos y Cajas tienen un panorama complejo de cara la la reestructuración financiera que les exige mayor capitalización por lo que deben preservar el capital que ya tienen sin arriesgarse a mayor morosidad por parte de sus clientes.

A su vez, los Bancos captan recursos en la banca mayorista a un interés que ha aumentado y, por si fuera poco, el margen entre tasas activas y pasiva se encoge perjudicando la rentabilidad del negocio.

Sector inmobiliario

Los préstamos hipotecarios registraron ascensos moderados durante el 2009 (0,2%) y 2010 (0,7%), su punto más alto lo registraron el séptimo mes de 2010 (680 mil 760 millones); desde entonces el saldo total de los préstamos hipotecarios cayó mes a mes hasta terminar el año en 679 mil 868 millones de euros.

Fuentes del sector financiero insisten en justificar la caída de los créditos para la adquisición de viviendas argumentando el final de los beneficios fiscales por la compra de casa y por la subida del IVA que aceleró algunas operaciones anteriores al ascenso del impuesto a las ventas.

Después de estas modificaciones el sector inmobiliario ha caído en un letargo en el cual sólo se registran unas pocas operaciones, de hecho, el importe total de créditos hipotecarios concedidos entre enero y mayo de 2011 cayó en casi 5 mil millones de euros.

En cuanto a la financiación no hipotecaria, a particulares, los datos del Banco de España arrojan, en mayo, una importante caída del 3,8 por ciento, su punto más bajo desde que se inició la recesión económica. En euros esto significó un importe de 207 mil 131 millones.

Crédito corporativo

La inversión crediticia de los Bancos y Cajas con las empresas no dista mucho de la anterior. Durante los cinco primeros meses del año 2011, el saldo de préstamos a empresas ha perdido 20 mil 153 millones y se situó en mayo en 1,29 billones.

Específicamente, los préstamos a empresas tuvieron un descenso de 2,2 por ciento durante mayo, su peor nivel desde julio del año pasado. El importe de esta categoría en mayo fue de 874 mil 110 millones que comparado en el monto con que se cerró el año pasado de 897 mil 468 millones, se obtiene un saldo negativo de 23 mil 358 millones que las entidades dejaron de prestar al sector empresarial.

La emisión de bonos como mecanismo de financiación sufrió un repunte anual de 5,5 por ciento, aunque en marzo este aumento fue de dos cifras, el año pasado estuvo muy cerca del 15 por ciento y en 2009 el ascenso fue de 36,9 por ciento.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.