Pros y contras de los préstamos de capital privado

Los créditos privados son aquellos cuyo capital proviene de un particular que presta el dinero directamente a otro particular o lo hace mediante un intermediario que se dedica a esta profesionalmente a esta actividad. En términos generales, se refiere a todos los préstamos de dinero que no cuentan con la intermediación bancaria. Desde un “señor que presta dinero en el barrio” hasta una financiera registrada y establecida comercialmente.

Las condiciones pactadas para el préstamo con capital privado pueden ser verbales o quedar expuestas en un documento privado o notariado.

Las situaciones en las cuales los particulares suelen acudir en busca de préstamos con capital privado suelen estar relacionadas con el rechazo previo de sus solicitudes en los bancos tradicionales; ante la necesidad apremiante de liquidez para cumplir con pagos habituales, particulares, autónomos o empresas intentan satisfacer sus necesidades de recursos con préstamos de capital privado.

La urgencia se debe a situaciones críticas como embargos, impagados, deudas vencidas o por vencerse, etc. También se puede tomar un préstamo de capital privado para pagar las deudas y lograr que se borre nuestro nombre del listado de morosos como RAI y ASNEF.

Otros consumidores acuden a los préstamos privados para financiar la adquisición de una vivienda o emprender nuevos negocios.

Entre los beneficios de estos créditos se cuentan:

– Su tramitación es fácil y rápida.

– No se necesita hacer vinculaciones, contrataciones (seguros, planes de pensiones, etc) o domiciliaciones (nómina o recibos), ni cambiar de banco.

– En la mayoría de los casos no se cobran comisiones.

– Si las partes acuerdan no presentar el documento ante la notaría, no se tendrá que asumir este coste, ni otros asociados a esta actividad.

Pero no todo son ventajas, como todas las cosas, los préstamos privados tienen sus pegas:

– En primer término mencionaremos los intereses que suelen ser bastante altos; será difícil que sean menores a un 25 por ciento. Excepción hecha de los préstamos privados entre familiares y amigos que podrían ser 0%.

– El plazo de amortización suele ser corto, entre 6 meses y 5 años lo cual aunado a altos intereses pagados por adelantado pueden llegar a tener un alcance financiero importante. Volvemos a hacer la salvedad de préstamos entre conocidos que pueden muchas veces no fijan plazo alguno o ser un plazo largo.

– Antes de contratar una financiera de capital privado se deben buscar referencias de la misma y mirar su trayectoria en el mercado para evitar sorpresas desagradables.

– Si se presenta el documento en Notaría, hay costes adicionales.

Los préstamos privados son una alternativa ventajosa a los préstamos bancarios tradicionales siempre que los intereses sean razonables, el prestamista sea reconocido de probada honestidad y responsabilidad) y los términos del préstamo estén claros.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.