Aumenta la usurpación de identidad para solicitar créditos

Cada vez leemos con mayor frecuencia en los medios casos de usurpación de indentidad para solicitar préstamos personales o tarjetas de crédito. De reciente actualidad es el caso de dos individuos que han sido detenidos en la ciudad gironesa de Blanes, por la Policía Nacional, acusados de tramitar préstamos personales ante Bancos y Cajas de Ahorro utilizando fraudulentamente los datos de sus clientes, que éstos le suministraban en la gestoría operada por los imputados.

La estafa incluía la falsificación de documentos de identidad y de ingresos, una vez obtenidos los datos personales de sus clientes, y la apertura de cuentas bancarias. Los afectados no se enteraban de estas maniobras hasta que el Banco o Caja les exigía el pago de las cuotas de amortización de los préstamos .

De acuerdo con la Policía estaríamos presuntamente en presencia de 56 estafas consumadas y 47 intentos, 103 falsificaciones de documentos y de usurpación de estado civil y, en total, el importe defraudado superaría los 150.000 euros.

A fines de noviembre de 2011 un afectado denunció, en Madrid, que un Banco le exigía el pago de las cuotas por un préstamo, a su entender inexistente. La tramitación de la denuncia permitió a la Policía Nacional seguir el rastro de la gestión hasta una oficina que tramitaba préstamos en Blanes, lo que a su vez permitió a los agentes policiales enterarse del resto de los fraudes.

Las dos personas involucradas, la pareja a cargo del despacho, empleaban los datos de sus clientes para pedir préstamos que no excedieran de los 6.000 euros ante entidades de crédito, sin que aquellos se enteraran.

Como se indicó, creaban los documentos de identidad y los comprobantes de ingresos para luego aperturar cuentas bancarias y tramitar tarjetas de crédito. Luego de que el préstamo era concedido y el importe del crédito ingresado en las citadas cuentas, procedían a retirarlo de inmediato a través de cajeros automáticos sin dar tiempo a que los clientes se enteraran de todo el entramado.

El registro tanto del despacho como la residencia de los imputados ha tenido como resultado el decomiso de una voluminosa documentación relacionada con el fraude, incluyendo planillas bancarias, material informático y más de 30 números de teléfonos móviles diferentes. Al día de hoy uno de los imputados se mantiene en prisión y el otro se encuentra en libertad con cargos.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.