Prestamo rapido online de Rapicash

Rapicash es conocida por ser una empresa que opera totalmente vía online y que tiene, como actividad principal, la aprobación y la concesión de distintos préstamos rápidos de manera online.

Qué necesitas para conseguir un préstamo con Rapicash

  • Tener más de 18 años y residir de manera permanente en el territorio español.
  • Un documento, como DNI o NIE, de identidad en vigor y actualizado.
  • Ser titular de una cuenta bancaria dentro de algún banco del territorio español.

Pasos para solicitar un préstamo con Rapicash

Los pasos son bastante sencillos y de manera online:

  1. Completar el formulario que se encuentra en la página www.rapicash.es para verificar nuestra identidad.
  2. A continuación, solicita la cantidad de dinero que quieres o necesitas y el plazo en el que puedes llevar a cabo la devolución.
  3. Si es aceptada, recibirás un correo electrónico en el email que hayas indicado para ello con la resolución de tu solicitud.
  4. Si es aprobada, recibirás el dinero en menos de 1 hora en la cuenta bancaria que hayas indicado en la solicitud.

Cómo devolver el préstamo con Rapicash

Al solicitar el préstamo hemos indicado el período en el que creemos que podremos devolverlo, es por esto por lo que nuestro préstamo tendrá una fecha de vencimiento antes de la cual tendremos que haber realizado la devolución.

Si queremos podemos adelantar el pago, y así ahorraremos dinero en intereses ya que, cuantos menos días tardemos, menos intereses tendremos que abonar. Podemos pagar nuestro préstamo utilizando  nuestra tarjeta de débito incluyendo los intereses y el total del préstamo.

Si nos encontramos con que no podemos devolver el dinero del préstamo ese día, tenemos que ponernos en contacto con los responsables de Rapicash lo antes posible.

Es cierto que, de forma automática, se te aplicará un cargo de 20€ por los gastos administrativos que hay dentro del proceso para asumir el incumplimiento el pago. Cada día adicional que tardemos en abonar nuestro préstamo, nos costará un 150% sobre el total del préstamo adeudado.

En el caso de que, de esta manera, no se consiga cobrar el préstamo en el tiempo estipulado para ello, nos enfrentaremos al embargo de nuestra cuenta bancaria y apareceremos en los registros de morosidad.

Valora este post